fbpx
El Pleno del Ayuntamiento de València aprueba la guía para la compra pública alimentaria.

El comedor escolar no dependerá únicamente de los criterios económicos, el Ayuntamiento de València valorará criterios nutricionales, sociales, ambientales y educativos para garantizar comedores escolares saludables y sostenibles.

En el último pleno del Ayuntamiento de València se aprobó la Guía de recomendaciones para la licitación del servicio de comedor escolar, esto supone un gran avance para CERAI y todas las organizaciones que hemos estado trabajando en esta guía dentro del Grupo de Trabajo de Compra Pública del Consell Alimentari. La incorporación de esta guía significa una modificación progresiva de los pliegos de condiciones que rigen los contratos del servicio de comedor escolar para que se valoren otros criterios además del precio, evitando así que las licitaciones a la baja impidan suministrar una alimentación de calidad en los centros educativos y dificulten la participación de las pequeñas y medianas empresas. El concejal de Agricultura, Alimentación Sostenible y Huerta, Alejandro Ramón, explicó en el pleno que a partir de esta guía se deberán incorporar nuevos criterios, como por ejemplo los nutricionales, los sociales, los ambientales y los educativos en la selección de las empresas adjudicatarias.

“Queremos que los menús escolares incrementen la cantidad de verduras y hortalizas, reduzcan la cifra de alimentos de origen animal, eliminen productos ultraprocesados, limiten el uso de platos preparados y la frecuencia de fritos, sustituyan el azúcar por otros edulcorantes e impulsen el uso de cereales integrales y panes de fermentación lenta sin mejorantes”, ha detallado el edil, para quien “resulta fundamental que se le dé más valor al componente educativo y pedagógico del comedor”.

En relación con los aspectos medioambientales el objetivo es poner en valor el papel de la alimentación para luchar contra la crisis climática y ecológica y que se incorporen a los menús productos frescos, de temporada, de proximidad y de producción ecológica para garantizar así la calidad nutricional y organoléptica y a la vez reducir los impactos ambientales y las emisiones de gases de efecto invernadero.

La adopción de estas medidas por parte del Ayuntamiento de València implicará la modificación en los próximos años de los pliegos que rigen la licitación del servicio de comedor de los colegios municipales Fernando de los Ríos, Benimaclet y Santiago Grisolía y las escuelas infantiles de gestión directa Pinedo, Solc, Gent Menuda y Quatre Carreres.

Con la aprobación por parte del Pleno del Ayuntamiento de València de la guía para la compra pública alimentaria se cierra un recorrido administrativo que ya ha conllevado una nueva Ley de Contratos del Sector Público (2018) –que reconoce la compra pública como motor de un modelo de desarrollo más justo y más sostenible- y la aprobación en 2019 de la Instrucción de Contratación Pública Responsable –para aterrizar la legislación al ámbito municipal e “impulsar definitivamente que las compras de los comedores escolares municipales garanticen la salud del alumnado, la producción respetuosa con el medio ambiente y la justicia social a lo largo de la cadena alimentaria”.

Se calcula que en todo el Estado se destinan entre 2.000 y 3.000 millones de euros a las compras alimentarias

La compra pública alimentaria comprende los diversos servicios de restauración colectiva que asumen las administraciones públicas: centros educativos, hospitales, residencias, centros penitenciarios, etc. y se calcula que en todo el Estado se destinan entre 2.000 y 3.000 millones de euros a las compras alimentarias, lo que sitúa a la administración pública como el primer consumidor de alimentos del Estado. Por este motivo, Ramon ha mostrado su confianza en convertir el Ayuntamiento de València en un ejemplo a la hora de “facilitar las compras alimentarias sostenibles y justas y de inspirar a otras administraciones públicas que quieran emprender el camino hacia unos comedores escolares buenos para el alumnado, buenos para el territorio y buenos para el planeta”.

La guía aprobada en el Pleno ha sido elaborada por el Consell Alimentari Municipal de València y la han validado la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), el Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODINUCOVA), Mensa Cívica, la Plataforma per la Sobirania Alimentària del País Valencià, el Colegio Oficial de Veterinarios de València, Greenpeace, PROAVA (Promoción Agroalimentaria de Calidad de la Comunitat Valenciana), Justicia Alimentaria, el Centro de Estudios Rurales y Agricultura Internacional (CERAI), la Unió de Consumidors de la Comunitat Valenciana, la Unió de Llauradors i Ramaders, el centro de innovación Las Naves y la Coordinadora Campesina del País Valenciano (COAG).

Por su parte, la concejala de Educación, Maite Ibáñez, destacó en el acto que “el consumo responsable en los comedores escolares está siendo abordado como prioritario, buscando modelos alimentarios más sostenibles por las implicaciones que tiene tanto en la salud como en la educación de las próximas generaciones”. Por este motivo, “estamos manteniendo reuniones con representantes del Consejo Alimentario Municipal para revisar e incorporar propuestas de alimentación saludable y consumo de producto de proximidad; de hecho, hemos establecido una mesa de trabajo para concretar estas propuestas de cara a la elaboración de los pliegos de los próximos contratos de comedores escolares de las escuelas infantiles y colegios de gestión municipal”.

@2020 CERAI | DESIGN BY DLC
SUBIR

SÍGUENOS:                        

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies