Por Denis Pommier, Presidente de AGTER (Asociación para contribuir a mejorar la Gobernanza de la Tierra, del Agua y de los Recursos Naturales)

Editorial del Boletín de AGTER (8 de junio de 2016)

El 17 de mayo de 2014, después de haber concluido claramente sobre la evolución desfavorable del acceso de los agricultores a la tierra y a los recursos naturales en el mundo y subrayado sus consecuencias sobre la persistencia del hambre y de la exclusión así como la imperiosa necesidad de mejorar los mecanismos de gobernanza global, la Asamblea general de AGTER tomó la iniciativa de organizar un Foro Mundial sobre el Acceso a la Tierra. Fue una apuesta valiente, y se evaluó inmediatamente las dificultades.

De hecho, los obstáculos que AGTER y el CERAI tuvieron que superar para reunir las energías y los fondos necesarios para llevar el proyecto hasta su término fueron mucho más numerosos que hace 12 años, durante la preparación del Foro Mundial de la Reforma Agraria.

Después de 2 años y medio de esfuerzo, gracias al apoyo de instituciones públicas y de varias fundaciones, a la movilización de unas 550 organizaciones de productores y de la sociedad civil, a 12 instituciones gubernamentales y a más de 630 investigadores, profesores y personalidades que llamaron a su organización, y gracias a la voluntad de los participantes, muchos de los cuales han autofinanciado su participación, el Foro Mundial sobre el acceso a la tierra y los recursos naturales tuvo lugar en Valencia los días 31 de marzo y 1 y 2 de abril de 2016.

El foro permitió que cerca de 400 personas de 70 países pudieran reunirse, presentar sus experiencias y discutir libremente sobre propuestas para poner fin a la situación inaceptable e insostenible de marginación y exclusión que viven cotidianamente cientos de millones de agricultores, pescadores, pastores, habitantes de los bosques, pero también habitantes de las ciudades.

Podemos estar orgullosos del camino recorrido, pero también somos conscientes de la enorme labor que queda por hacer.

La síntesis final escrita en caliente al final del Foro todavía presenta de manera demasiado sucinta e imperfecta las reflexiones y propuestas que han sido formuladas por los participantes. Ahora tenemos que trabajar para valorizar las contribuciones de estos tres días de intensos debates, para poder compartirlos con el mayor número de personas y organizaciones. La experiencia del FMAT refuerza nuestra convicción de que el debate sobre la cuestión agraria en el siglo XXI nos concierne a todos. Es esencial no limitar este debate a la sociedad civil que trabaja en el sector agrícola. La reducción de las desigualdades, la paz en el mundo, pero también una gobernanza sostenible de los recursos del planeta están en juego. El FMAT ha demostrado su voluntad de no excluir a nadie de un debate que afecta no sólo a los agricultores sino a toda la humanidad. Entre los análisis innovadores que se destacaron en el foro, la demostración de la superioridad de la producción campesina sobre las grandes explotaciones de producción capitalistas, ilustrada por un vídeo de 3 minutos visto por más de 100.000 personas en su versión francesa, fue particularmente apreciada por los delegados de los diferentes continentes (https://youtu.be/Tai3DY2Fd6E).

Para que este Foro no sea un foro más, todos debemos trabajar para asegurar que políticas diferentes vean la luz, para que nuevas modalidades de gobernanza internacional sean puestas en práctica. La aplicación desde 2012 de las «Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional» se ve obstaculizada por la falta de voluntad política de los Estados. Los procesos de despojo de las poblaciones, de apropiación privativa de los bienes comunes y de concentración de la tierra y de los recursos naturales se están cada vez más ampliando, como lo evidenciaron los participantes al FMAT.

Por lo tanto, es más urgente que nunca trabajar «para ampliar las alianzas ciudadanas, rurales y urbanas, y para organizar una amplia movilización de la sociedad civil, la única capaz de conseguir establecer mecanismos de gobernanza capaces de parar la concentración de los recursos por una minoría, así como los conflictos extremadamente graves que de ello se derivan», como se expresa en la síntesis final del Foro.

Las redes de AGTER, extendidas por todos los nuevos vínculos establecidos durante la organización del FMAT, tienen un papel que desempeñar, pero no serán suficientes, por supuesto. Todos los lectores de este boletín están invitados a remitirlo y a proponer a sus amigos y colegas unirse a nosotros e inspirarse de los logros del Foro, para avanzar hacia propuestas adaptadas a sus situaciones y para luchar por causas necesarias para invertir las tendencias actuales y volver a encontrar una esperanza de mantener un planeta habitable para la humanidad.

@2014 CERAI | DESIGN BY DLC
SUBIR

SÍGUENOS:                        

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies