CERAI

La exposición fotográfica «L’aliment que ens uneix» muestra la conexión entre Mallorca y Senegal a través de la alimentación sostenible

El 16 de junio inauguramos en el Centre Flassaders de Palma la exposición L’aliment que ens uneix, una muestra fotográfica que quiere poner en valor los sistemas de producción tradicionales y sostenibles de Mallorca y Senegal. La exposición, fruto de la colaboración entre el Centro de Estudios Rurales y Agricultura Internacional (CERAI) y el CIFP Juníper Serra podrá visitarse hasta el 29 de junio.

En un mundo globalizado, nuestras decisiones alimentarias tienen un impacto en otras comunidades. Todos los pueblos tienen el derecho a decidir cómo se alimentan y cómo producen sus alimentos, y existen modelos tradicionales y sostenibles de producción que merecen ser visibilizados. Con este propósito, la exposición presenta once fotografías tomadas por los estudiantes del CIFP Juníper Serra, así como otras once obras de la fotorreportera española Marta Moreiras, que reside en Senegal.

Inauguración de la exposición L’aliment que ens uneix

La presentación de la exposición contó con la presencia del profesorado y el alumnado del CIFP Juniper Serra, así como el técnico de CERAI Vincent Colom que explicó que «a través de las fotografías expuestas, se busca destacar la importancia de la soberanía alimentaria, los derechos de las comunidades rurales y la conservación de los ecosistemas». «Esta iniciativa conjunta demuestra el poder de la educación, la sensibilización y la colaboración en la construcción de un sistema alimentario más equitativo y sostenible», añadió Colom.

Además, durante el evento, se presentaron dos videos realizados por el estudiantado del FP de imagen y sonido del CIFP Juníper Serra. Durante el curso, el alumnado ha visitado varias fincas ecológicas en Mallorca para entrevistar a agricultores y sus familias para recopilar información sobre la soberanía alimentaria y el ecofeminismo. Por otra parte, tuvieron la oportunidad de participar en un encuentro con Marta Moreiras en el que reflexionaron sobre las realidades de los sistemas alimentarios de Mallorca y Senegal.

Por otro lado, el alumnado de 3º y 4º de primaria del CEIP Miquel Duran i Saurina hizo varias visitas a fincas mallorquinas. Después, cada grupo, elaboró una infografía sobre temáticas vinculadas con la agroecología y una canción sobre el campo balear. Además, tuvieron un intercambio de experiencias con el colegio de Kodith en Podor, Senegal. Estas actividades buscan sensibilizar a las comunidades educativas en Mallorca y Senegal sobre la interdependencia global-local en el sistema agroalimentario.

«El mensaje fundamental que hemos querido transmitir con la exposición y las actividades es que todas las personas tenemos un papel activo como consumidoras y debemos tomar conciencia de cómo se producen los alimentos, y de las consecuencias de una producción no sostenible y mercantilizada», explicó la responsable de proyectos de CERAI Arantxa García. La agroecología se presenta como una alternativa que promueve la salud de las personas y los ecosistemas, fortaleciendo la autonomía campesina y generando la esperanza de un futuro más justo y sostenible tanto en el campo como en la ciudad.

Estas acciones forman parte de la campaña El alimento que nos une que está llevando a cabo CERAI. El objetivo principal de esta línea de trabajo es sensibilizar a las comunidades educativas y a la población en general sobre el consumo y la alimentación sostenible en los países donde interviene CERAI, como Mauritania, Senegal, Mali, Cuba, El Salvador y Bolivia, y su relación con España. Se busca fomentar una conciencia crítica sobre la necesidad de un cambio hacia un modelo de alimentación y consumo sostenible para abordar los problemas sociales, económicos y medioambientales que genera el sistema actual.

Estas actividades han podido realizarse gracias a la financiación del Gobierno de les Illes Balears y se enmarcan en el proyecto de cooperación Apoyo a los sistemas agrarios locales sostenibles de Guédé Village, Podor. CERAI, junto a su socio local, ENDA Pronat y las comunidades locales de Podor trabajan desde el año 2019 en la transición hacia un sistema alimentario justo y sostenible.